jueves, 1 de octubre de 2009

Cosas que me ponen contenta

Ignacio venía por el pasillo con Franco. Uno arrastraba un órgano y otro la guitarra. Volvían de la clase de música. Tenían una cara...



Yo: ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Con más ganas! ¿Dónde está esa alegría?



Ignacio: La alegría se terminó cuando vos te fuiste Seño.



Franco: Ya no nos reímos más en clases...



¡AH! ¡Qué tierno de parte de mis ex alumnos!

Yo también los extraño mucho y verlos con la campera de egresados me da más tristeza.

Y saber que es mi último año en esta escuela, a pesar de todo, también.

2 comentarios:

Horacio dijo...

PRIIIII

bastaaaaa, me vas a hacer llorar :P

Ra dijo...

que loco es esto, uno las odia cuando las tiene como maestras y las extraña cuando no las tiene mas...